14 de julio de 2013

Noches mediterráneas y sentidos relajados

Me pregunto qué tienen estas noches de verano cuando la temperatura sobrepasa los 25º centígrados y el grado de humedad se aproxima al 100%, cuando a medida que avanzan las horas y la luna recorre sectores de su órbita la brisa marina comienza a refrescar el ambiente con disimulo, por momentos, hasta mantener el ambiente definitivamente a raya y dejar que los habitantes de la costa y de la noche respiren, a la luz de las velas, entre sorbos de cerveza, gin tónic o champaña y envueltos de conversaciones, trascendentes o intrascendentes, y música convenientemente elegida... hasta que las primeras horas de la madrugada y algunos  fugaces bostezos avisan de que ya se acerca, queramos o no, la hora de volver a casa...


Desde un ático cualquiera, anochece en El Masnou con una atmósfera ciertamente cargada.
Nuestra anfitriona elige y pone la música más apropiada para acompañar la velada.
Conversaciones, música, bebidas, unas virutas de tête de moine y amistad frente al mar, una velada perfecta.
En la mesa ya no quedan señales de unos deliciosos calabacines rellenos con tomate y feta al horno y unas lubinas a la sal que  fueron la escusa perfecta para disfrutar también del paladar en esta refinada atmósfera de la noche mediterránea.





Brindis por el pasado, por el presente y por el futuro con los mejores deseos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gustaría saber cual es tu opinión, escríbela aquí debajo: