22 de julio de 2013

Cursa d'Òrrius, en tarde tormentosa de verano de 2.013

 Enormes nubarrones llegados desde las montañas del interior de Catalunya mitigaron el sofocante calor que caracteriza a esta carrera sencilla pero entrañable, en la que es fácil encontrarse con infinidad de amigos corredores y con los que siempre es un verdadero placer intercambiar impresiones y compartir kms.
Los 10,5 kms de recorrido con 525 m de desniveles acumulados me saben a gloria, porque corro en casa, en la Serra de Marina y bajo el Turó de Céllecs, escenarios habituales en los entrenamientos cotidianos cuando paso por la pista de Sant Bartomeu de Cabanyes.

Antes de comenzar la carrera me encontré con muchos y buenos amigos, como Angela Pareja y José Povedano, corredores mundanos que tampoco quisieron perderse la Cursa d'Òrrius.
Con algunos de mis compañeros del CE Fondistes Vilassar de Dalt que participaron, Cex, Karli, Jotaeme, Víctor y Pepe, en la plaza de Òrrius.
La subida por el asfalto de la carretera de la Roca me costó muchísimo, como siempre, pero una vez en la Collada de Sant Bartomeu de Cabanyes y enfilada la pista de tierra pude disfrutar de lo lindo de una de mis carreras favoritas, sobre todo los últimos 3 kms de bajada desenfrenada a meta.

En la Collada de Sant Bartomeu de Cabanyes, en donde una Eva Muñoz fortísima me adelantó por fuera. Foto de José Luis Nieto.
Pocos segundos más de una hora, 1:00:51, tardé en llegar a meta completamente empapado por el calor y la humedad de la tormenta cercana, en la posición 265 de los 348 participantes, esperándonos a todos los tradicionales trozos de sandía y otros regalos que también caracterizan a esta estupenda carrera de bajo coste, sólo 3€ la inscripción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gustaría saber cual es tu opinión, escríbela aquí debajo: