12 de julio de 2013

WarClubs Run

Interesante propuesta de Skaldabecs esta media maratón de montaña por equipos en la que participé con otros 10 compañeros y compañeras del CE Fondistes Vilassar de Dalt que tuvo lugar en la localidad gerundense de Sant Feliu de Pallerols, en la bellísima comarca de La Garrotxa, en medio de volcanes extinguidos y pisando cenizas y lavas.
Repartidos en hasta 4 equipos diferentes,  yo tuve la ocasión de compartir experiencia con Déborah López y Bruno Puighermanal Munarriz, el mínimo de participantes posible, 3. Ésto condicionó nuestra carrera como equipo: el reglamento establecía que debían llegar a meta un mínimo de 3 componentes por equipo para no quedar descalificados y nosotros no teníamos margen de error. Por eso, a pesar de que decidimos tirar cada uno por su lado para arañar segundos según nuestras propias capacidades, al final hicimos la carrera en grupo para no dejar a su suerte a una Déborah castigada en exceso por las contínuas rampas que sufría, y de qué manera.
Pero el recorrido, precioso, por el Parc Natural de la Zona Volcànica de la Garrotxa, y la buena disposición de los voluntarios, hicieron que entre risas y bromas pudiéramos llegar finalmente a meta sin más contratiempos. Los 21 kms con 2.000 mts de desniveles acumulados los hicimos en 3 horas y 52 minutos, acabando nuestro equipo en el puesto 64 de 66.
En esta ocasión quiero hacer una mención muy especial para Déborah, por su enorme coraje, por su tesón extraordinario y por su valentía, cuando bajando de Sant Salvador de Puig-alder, completamente enrampada, apretó sus mandíbulas y algún órgano más y bajó con toda la rabia para acabar sí ó sí la carrera. Me quito el sombrero, Déborah, chapeau.

Los 3 equipos que presentó el CE Fondistes Vilassar de Dalt. Además faltan Javi y Carlos que competían con su club oficial, Spiridon Team.

El equipo Vilatrail Vilassar de Dalt, poco antes de entrar en el box de salida.

Instante de nuestra salida. Bruno imprime un buen ritmo desde el principio. Foto de Dolors Sala.
Bruno canta una jota navarra en el primer avituallamiento, en donde ya le llegaban malas sensaciones a Déborah.
Bruno trota por la fosforescente Obaga de Sant Iscle.
Déborah trepa en un sector técnico de la Obaga de Sant Iscle.
Sonrientes en el avituallamiento del Pla de l'Estanyol, km 15.
Vistas espectaculares desde Sant Salvador de Puig-alder al Collsacabra y al Puigsacalm.
Sant Feliu de Pallerols desde el alto.
Ermita-castillo de Sant Salvador de Puig-alder, del S-XI. Déborah intenta bajar corriendo en una tregua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gustaría saber cual es tu opinión, escríbela aquí debajo: