23 de julio de 2013

Une randonnée au Canigou


El Canigou, con 2.785 m de altitud, es la cima más alta del macizo al que da nombre, la montaña pirenaica más alta respecto a la planicie sobre la que se eleva y también la más próxima al mar.
Este macizo, enclavado entre los valles del Conflent y el Vallespir, en el departamento de Pyrénées Orientales, es una impresionante mole visible también desde muchos puntos de Catalunya, y por su proximidad al mar visible incluso desde las costas de Marsella.
Forjador de muchas y antiguas leyendas y tradiciones, el Canigou imprime un fuerte magnetismo. Sus habitantes lo relacionan con naturalidad con el fuego y sus abruptas cumbres y redondeadas cuencas evocan fenómenos volcánicos. La ascensión final a la cima del Canigou desde el Refugio de Mariailles se lleva a cabo a través de una pared rocosa llamada La Cheminée.
Hasta 8 amigos con ganas de descubrir nuevos horizontes y conquistar una atractiva cima nos dimos cita en el aparcamiento del Ravin du Randé para disfrutar de los 24 kms y casi 4.000 mts de desniveles acumulados entre ida y vuelta a la cima del Canigou, remontando el valle del río Cady, con una espada de Damocles sobre nosotros, la de la previsión de tormenta a partir del mediodía, circunstancia que nos llevaría a movernos con rapidez sobre todo cuando el valle se vio desprovisto de bosque a partir del Refuge Arago, a 2.136 mts de altitud.

Bruno, Leandro, Marc, Edu, Marisa, Paco y Gaby, mis compañeros en esta aventura, comenzando a subir por la pista de Randé a Mariailles.
Refuge de Mariailles, precioso lugar con vistas a los valles y montañas del Conflent y Capcir.
Amanece en el Massif du Canigou, con el valle del Cady en medio de las cumbres del Pic du Quazemi (2.380) y el Pic Rougeat (2.724).
Horizontes lejanos pero familiares, el Massif du Carlit.
Puentecillo al pasar sobre el Ravin de Boucacers.
El valle se angosta en el Canyon du Cady.
Subiendo a Col Vert. Foto de Gaby BC.
Marisa y Edu pasan por una de las pedreras de Col Vert.
Con Edu en Col Vert.
El río Cady en el lugar donde lo teníamos que cruzar, la Traversée du Cady.
Paco, Bruno y Leandro iban de avanzadilla, ya por la otra ladera del valle.
Atravesando el río Cady sobre algunos troncos resbaladizos.
Precioso ejemplar de pino con múltiples ramas entrecruzadas desde su base.
Verdadera dimensión del pino de ramas entrecruzadas, cerca del Refuge Arago.
Crête des Sept Hommes.
Refuge Arago. Foto de Gaby BC.
Cimas del Canigou: Bassibès (2.637), Pic Rougeat (2.724) y Sept Hommes (2.651).
Pla de Cady.
Refuge Arago, y de fondo el Pirineo de Girona, Gra de Fajols, Bastiments, Infern...
Subiendo por el Pla de Cady. Foto de Gaby BC.
La Porteielle des Très Vents.
La Porteille de Valmanya y el Puig Sec (2.620).
Subiendo por el Pla de Cady.
Subiendo con Marc hacia la Font Nostre. Foto de Gaby BC.
La Porteille de Valmanya, subiendo hacia la Font Nostre. Foto de Gaby BC.
La Font Nostre, de finísima y riquísima agua fresca.
Inmensa pedrera de La Conque du Pic y primer avistamiento del Pic du Canigou, en un espectacular farallón rocoso. Foto de Gaby BC.
Vista atrás del Pla de Cady y todo el valle abajo.
Marc y Gaby ante la silueta impactante del Pic du Canigou. El sendero se retorcía y se adentraba en inmensas pedreras.
Con Gaby. delante de la Conque du Pic y el Canigou arriba, esperando, con una hilera de montañeros trepando por el farallón rocoso.
El sendero por la ladera del Puig Sec (2.620).
El Pic du Canigou, con el tajo de la Cheminée que lo parte por la mitad.
Antes de llegar a la cima había que pasar por el borde de un impresionante abismo abierto al norte, la Brèche Durier, que permitía ver el glaciar del Canigou.
Y bien... la Cheminée, espeluznante subida para el no habitual de la escalada, con las impresionantes agujas del Canigou y el reguero de montañeros que subían y bajaban. En la foto vemos a Bruno, que ya bajaba.
Imagen en 3D de toda la ascensión de 12 kms desde el Ravin de Randé hasta la misma cima del Pic du Canigou.
La Crête du Barbet (2.700), al otro lado del circo del Canigou.
Paisajes espectaculares desde la cumbre, el glaciar del Canigou, l'Estanyol y el declive de montañas hacia el Rosellón.
Con Gaby en el Pic du Canigou, orgullosos y satisfechos de haber hecho cumbre.
Gaby se siente feliz después del enorme esfuerzo psicológico realizado en la ascensión de las últimas decenas de metros.
Vistas hacia el Conflent y el Capcir, con Vernet-les-Bains a tiro de piedra, el desnivel hacia esta vertiente es brutal.
Horizontes hacia el Este, la Crête du Barbet, el Pic de la Gallinasse (2.461) y la Serra de les Alberes. Después ya el mar...
Las nubes comenzaban a hacerse grandes sobre el Puig des Très Vents (2.731). Era necesario comenzar el descenso de la Cheminée, que se presumía muy complicado y técnico.
Gaby baja como puede por la Cheminée, un auténtico aquelarre de rocas y agujas.
Remolinos de nubes formándose bajo el Puig Sec. La amenaza de tormenta se hacía patente.
Gaby baja al trote por las laderas pedregosas del Puig Sec.
Con Marc y Gaby, descansando en un nevero del Pla de Cady.
La Crête du Quazemi.
Bajando por Pla de Cady.
La visión de torbellinos de nubes verticales hacia el fondo del valle nos hizo apresurar en la bajada hacia Refuge Arago.
Con los primeros truenos y gotas de lluvia llegamos al Refuge de Mariailles, donde nos reagrupamos todos y esperamos a que dejara de llover.
El recorrido de ida y vuelta, desde el aparcamiento del Ravin de Randé hasta el Pic du Canigou, con 24 kms y 3.800 mts de desnivel total acumulado.
El perfil longitudinal del recorrido. Los últimos metros de la subida completamente verticales.
Disfrutando de unas merecidísimas cervezas artesanas en el Refuge de Mariailles. Vive le Canigou!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gustaría saber cual es tu opinión, escríbela aquí debajo: