15 de agosto de 2013

Sensaciones pirenaicas en Agosto: Angllos



Escapada  de 4 días al Pirineo, jornadas intensas, llenas de emociones paisajísticas y sensaciones personales. Sesiones exigentes de trekking, y de trail running cuando las circunstancias del grupo lo permitían.
Convivencia entre amigos en entornos mágicos, misteriosos, amables y también hostiles.
El día de nuestra llegada aprovechamos la tarde para pasar desde el Estany de Llauset al Vall d'Angllos, maravilloso rincón lacustre de origen glaciar en la parte más oriental del Pirineo Oscense.
Con la imagen del Pic de Vallibierna (3.066) en el fondo del lago, comenzamos la ascensión por el GR-11 hasta la Collada d'Angllos, a 2.434 m de altitud, desde donde pudimos disfrutar de un espectáculo paisajístico imposible de explicar.


El Estany de Llauset, a 2.200 m de altitud, con la cima blanca del Pic de Vallibierna (3.066) coronando el valle.
Con mis compañeros de aventura, Marisa, Angel, Gaby y Edu.
A medida que subíamos hacia la Collada d'Angllos el paisaje se abría y las montañas resultaban más grandes si cabe. La cima del Vallibierna, blanca, nos sonreía.
Paisaje de ensueño en el Vall d'Angllos, región típicamente lacustre de origen glaciar. Los lagos de l'Ubaga, del Mig y Gran destacan en la cubeta glaciar. El diminuto punto blanco junto al Estany Gran, en último término,  es el Refugio d'Angllos. Al otro lado del Vall de Barravés se alzan los 4 colosos de Aigüestortes: Besiberri Nord (3.015), Besiberri del Mig (2.992), Besiberri Sud (3.023) y el Pic de Comaloforno (3.033).
El Estany Gran con el Refugio d'Angllos, diminuto, en su orilla, y al otro lado del Vall de Barravés, el Vall de Besiberri.
La rojiza ladera norte del Pic del Cap de Riueno (2.592) baja hasta tocar la orilla del Estany de l'Ubaga.
Tras admirar las vistas, cercanas y lejanas, nos dispusimos a bajar rápidamente hasta la cubeta glaciar donde se asientan los lagos de Angllos. Al llegar al Estany de l'Ubaga nos dimos un mercido y helado baño para abrir el apetito.
Tras acercarnos al refugio y saludar a unos montañeros vascos dimos media vuelta bordeando el Estany de l'Ubaga por la orilla opuesta, para subir sin tregua hasta la Collada d'Angllos y bajar al Estany de Llauset cuando las sombras de la tarde se adueñaban del paisaje.
Trail running en la bajada, siguiendo los pasos de Angel.
El macizo de Besiberri al otro lado del Vall de Barravés.
Vista atrás a la Collada d'Angllos una vez llegamos abajo.
Observando el Pic de la Solana de Llauset (2.672) desde la orilla del Estany de l'Ubaga.
Estany de l'Ubaga, de aguas cristalinas y heladas.
El macizo de Besiberri sobre las aguas del Estany de l'Ubaga.
Angel y Gaby bajan al trote hasta el lago.
El Pic de la Solana de Llauset (2.672).
El Pic de la Solana de Llauset (2.672) desde otro rincón a orillas del Estany de l'Ubaga.
El merecido, helado, y furtivo baño.
Un placer para el cuerpo y para la mente disfrutar de estas aguas heladas y en un lugar tan singular.
Gaby observa las evoluciones de Angel, pequeñísimo puntito naranja en el centro de la imagen, que ascendiendo por el cono de deyección  de la pedrera gana altura para tirarse a continuación por ella.
La pedrera de color rojizo,  con un estrechamiento central a modo de gigantesco reloj de arena.
Pequeño lago bajando hacia el Estany Gran d'Angllos.
El Estany Gran d'Angllos y el Tuc de Contesa (2.778).
Observando relajadamente los reflejos del Estany Gran d'Angllos.
Estany del Mig, aguas cristalinas.
La rojiza ladera norte del Pic del Cap de Riueno (2.592) desde la orilla contraria del Estany de l'Ubaga.
Azalea (Rhododendron indicum) a 2.300 m de altitud, sobre los lagos de Angllos.
En plena subida a la Collada de Angllos a la vuelta. El refugio del Estany Gran queda diminuto allá, en la orilla del lago.

Las sombras ocupaban el espacio en el Vall de Llauset cuando llegamos a la Collada d'Angllos de vuelta.
El dique de contención de Llauset entre las sombras de la tarde.
La Serra de Llauset proyectaba su sombra sobre el lago.
Las sombras, las nubes y el Vallibierna (3.066) reflejados en el lago.
Vallibierna (3.066), con su cima de rocas blancas, nos sonríe la víspera de nuestra visita. Los reflejos en Llauset eran espectaculares.
Fin del trekking en Llauset, con Vallibierna (3.066) a mis espaldas.
El recorrido realizado desde Llauset a los lagos de Angllos.
Sigue el track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5041826


Bromeando con Edu al terminar la sesión. Foto de Marisa Aranaz.

La jornada acabó en la Fuente de Cubiello, a 2.000 m de altitud, en un campamento abandonado en el que plantamos las tiendas, cenamos al aire libre y contemplamos, en la más absoluta oscuridad la lluvia de perseidas de la noche de San Lorenzo entre risas, bromas e historias de miedo.


La Presa de Llauset, arriba, cerrando el valle, desde la Fuente de Cubiello.
Las tiendas preparadas para pernoctar junto al campamento abandonado en la Fuente de Cubiello.
El sol de pone por el Coll de Menada, entre el Pic Frontó (2.575) y el Pic Guadieso (2.782).
La cena bajo la lluvia de las Perseidas, previa a un buen descanso a 1.800 m de altitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gustaría saber cual es tu opinión, escríbela aquí debajo: