5 de agosto de 2013

De Vilassar de Dalt a Calella, ultratrail afterhours por el Maresme.


Como una sesión afterhours, en la noche del Maresme y hasta bien entrada la mañana, me agregué a una interesante sesión de entrenamiento dirigida por Germán Muñoz y coorganizada por Ángel Lamas, quien se encargó de la logística de tener un imprescindible y riquísimo avituallamiento preparado en un punto intermedio del recorrido, Vallgorguina.
13 participantes "muntacanyeros-litoral.lelos" en tal aventura, algunos de ellos aprovechando la misma como preparación de la próxima edición de la Matagalls-Montserrat, en lo físico por el kilometraje y en lo psicológico por la lucha contra el sueño y la fatiga.
Con salida en Vilassar de Dalt a las 22:00 horas nos propusimos llegar a Calella con las primeras luces del día. Pero el tránsito por los vericuetos senderos y pistas de la Serra de Marina, el Corredor y el Montnegre, con algun episodio de desorientación y la lógica fatiga del grupo en general, hicieron que los 63 kms con 4.000 mts de desnivel total acumulado se resolvieran en 12 horas, llegando a Calella en la hora punta del traslado de los turistas del hotel a la playa.
Una vez más se vio cómo el ultratrail une, hace piña. Los altibajos que cada uno de nosotros íbamos sufriendo se suplían con los ánimos infundidos por los demás en una sucesión de estados de ánimo que nos llevó a todos a sentirnos muy felices a nuestra llegada a Calella.

Los 13 participantes en el punto de salida, las Pistes d'Atletisme de Vilassar de Dalt.
El grupo saliendo por las calles de Vilassar de Dalt ya pasadas las 22 horas.
Sector del Maresme por el que discurría la ruta elegida: Vilassar de Dalt- Sant Bartomeu- Parpers- Sant Carles- Can Bordoi- el Corredor- Vallgorguina- Santa Maria del Montnegre- Calella.
El inquietante castillo construído con relativo gusto en Sant Carles.
Llegada a Vallgorguina. En el campanario sonaban las 5 de la madrugada. Llevábamos 7 horas y algo más de la mitad del recorrido.
Germán y Ángel nos obsequiaron con un avituallamiento en el que no faltaba ninguna bebida, agua abundante, macarrones con tomate al punto, frutos secos, chucherías... Nos recompuso por completo.
Bruno rellena sus bidones.
Marc presentaba un extraño cuadro de excitación cerebral y Marisa, única fémina participante, dio la talla con total solvencia.
Las primeras luces del día en los bosques del sector norte del Montnegre, con una vegetación exuberante.
Estados de euforia en plena ultratrail afterhours por los interminables bosques del Montnegre.
A pesar de que cada uno llevaba su ritmo más apropiado, siempre encontrábamos el lugar perfecto para hacer reagrupamiento, como éste en Sant Martí de Montnegre.
Otro reagrupamiento, éste en Santa Maria de Montnegre, del S XVIII, en donde rellenamos depósitos en una maravillosa fuente de agua fresca.
A punto para afrontar los últimos kms, ya de bajada hacia Calella.
Vistas desde el Coll d'en Cona: Sant Pol de Mar y Sant Cebrià de Vallalta.
Tras una vertiginosa bajada en donde lo dimos todo llegamos a Coll Trencat. César reposa ya sobre el asfalto ante la impasible mirada de Jose.
Llegada a Calella tras una sesión de 12 horas non stop por las montañas del Maresme: Serra de Marina, Corredor  y Montnegre. Los turistas, rubios y sonrojados por el sol, nos miraban como bichos raros.
Hermanamiento en la despedida, con caras de sueño pero contentos y satisfechos después de una estupenda sesión ultra nocturna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gustaría saber cual es tu opinión, escríbela aquí debajo: