12 de julio de 2013

Sant Aniol d'Aguja. Alta Garrotxa.

Sencillo entreno, sin concesiones ni dificultades técnicas, en uno de los valles más apartados e incomunicados de la comarca de La Garrotxa frecuentado ancestralmente por carboneros y bandoleros, Sant Aniol d'Aguja.
Paisajes kàrsticos espectaculares en donde jamás falta el sonido del agua de la Riera de Sant Aniol, que a la altura de Sadernes se infiltra dejando el cauce seco apareciendo sus aguas, según estudios geológicos, en el lago de Banyoles.
Con salida en Sadernes, y remontando la Riera de Sant Aniol, fuimos siguiendo el sendero pasando por Sant Aniol d'Aguja y llegando hasta la misma base del Salt del Brull, aquí sí que tuvimos que parar y dar media vuelta no sin antes aprovechar un reparador baño en la misma cubeta de la cascada.
En total salieron 16,5 kmis con apenas 700 mts de desnivel total acumulado en uno de los valles más aislados y bellos del Pirineo más oriental.

Río arriba desde el Pont del Pas dels Aures.
Río abajo desde el Pont del Pas de les Aures.
El Castell Sespasa, paraíso de la escalada.
La garganta de la Riera de Sant Aniol al pasar por el Castell Sespasa.
Las aguas cristalinas de la riera.
El rio se introduce repetidamente en los huecos y cuevas de este paraje kárstico, perdiendo buena parte de su caudal, como en esta cerca del Pont de Ferro.
Antes de llegar al Pont de Valentí, el camino, construído sobre muros y bóvedas de mampostería, se ha hundido y permanece cortado, dejando aún más aislado si cabe a éste valle de la Alta Garrotxa.
La causante del hundimiento del camino fue esta máquina retroexcavadora que acabó dando vueltas de campana hasta llegar al lecho del río.
El Pont de Valentí, junto al Hostal de Ca la Bruta.
El Pont de Valentí.
La cima del Martanyà (1.031) y la ermita de Sant Feliu de Riu.
Valle abajo, cerrándose con Les Cingles de Gitarriu a la izquierda y las de La Manllada a la derecha.
Remansos contínuos de agua, como éste de la Resclosa del Gomarell.
El murmullo incesante del agua se interrumpe a veces en los remansos, como en éste de la Resclosa del Gomarell.
Valle arriba, con el Puig del Mas d'en Coll (1.028 m). El bosque desborda en exuberancia.
La Gorga del Citró, aguas arriba.
La Gorga del Citró, aguas abajo.
La Gorga del Citró, invitando al baño.
El Camp del Molí de Sant Aniol, con la cima del Puig de Sant Marc (1.327 m) tapada por las nubes.
Sant Aniol d'Aguja.
Sant Aniol d'Aguja.
Sant Aniol d'Aguja, antiquísimo monasterio benedictino del siglo IX, que sigue siendo lugar de peregrinación para los habitantes de la Garrotxa y de la vecina comarca francesa del Vallespir.
La Font de Sant Aniol, que no tiene nada que ver con el agua de marca registrada.
La Gorga Blava, aguas arriba de Sant Aniol.
La Gorga Blava desde arriba.
El valle comienza a cerrarse al aproximarnos al Salt del Brull.
Llegando al Salt del Brull.
El Salt del Brull, de más de 30 mts de alto.
Tras un merecido baño en el Salt del Brull, vuelta atrás para completar un entrenillo de más de 16 kmis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gustaría saber cual es tu opinión, escríbela aquí debajo: