10 de julio de 2015

Atravesando el Catllaràs


Una buena amiga y compañera de aventuras, Marta Farré, se presentó un día en mi casa tras recorrer 50 kms desde Sant Maurici de la Quar atravesando el Catllaràs, macizo montañoso prepirenaico repleto de sorpresas, emociones y belleza. Su entusiasmo contagioso produjo en mí el lógico efecto de respuesta y en ese mismo momento le planteé volver a hacer la travesía pero en sentido contrario. Y ella, que no hace falta decirle las cosas 2 veces, asintió enseguida con la cabeza y con una mueca.
Y ahí estamos en uno de los primeros días de verano, dispuestos a vivir un nuevo capítulo de trail y montaña, saliendo desde mi casa, el Refugi Vents del Cadí, para subir a la Serra de Gisclareny, hacer toda la carena hasta Turbians, bajar a Guardiola de Berguedà y adentrarnos en ese territorio tan salvaje y agreste que es el Catllaràs, pasando por el Malpás, la inquietante cresta de la Serra del Mill, el Serrat de Fulleracs, el Sobrepuny, el Picamill y llegada al tranquilo y apacible pueblo de Vilada.

Valls de Bastereny, Sant Martí del Puig y Roca Tallada (1.665) desde la subida por la carena de Les Abeurades.
Sant Miquel de Turbians y la Serra d'Ensija desde el Coll de l'Escriga.
En lo alto de la Serra de Gisclareny (1.548): la Serra del Moixeró, vasto y agreste territorio que me acoge y lugar donde vivo. En el centro se observan Els Empedrats y  mi casa, y a la derecha, tapado por las nubes, el Moixeró (2.089).
Rustic Vilella desde Turbians (1.519).
Ensija y Pedraforca tapados por las nubes, en el centro, el Riu de Saldes.
Rocadecans, paisajes sencillos y amables. El Catllaràs asoma al fondo.
Al trote por Rocadecans. Foto de Marta Farré.
El Monestir de Sant Llorenç Prop Bagà, del siglo IX,  que está en Guardiola de Berguedà
El Pont de les Cases Noves del Collet, sobre el Rio Llobregat, en Guardiola de Berguedà.
Bosques densos en las caras al norte del Catllaràs. Hayedo en la Baga de l'Albiol, en la dura subida al Mal Pas.
Ensija y Pedraforca desde La Creuta (1.393) en la cresta de la Serra del Mill.
Facinante: a nuestros pies el Clot de Malanyeu y al Fondo, Rasos de Peguera, La Serra d'Ensija y El Pedraforca. Delante de ellos se aprecia con claridad el Sinclinal del Vallcebre.
Lluna espera en este bosque del Sobrepuny, pasamos de largo de la cima, a sólo 300 mts. de distancia. Habrá que volver otro día.
La iglesia de Sant Joan Baptista de Vilada. Al fondo, la Serra de Picancel.
Seguimos camino hasta llegar a las aguas del Embalse de la Baells para refrescarnos, aquí se ve el puente sumergido del Molí del Camp del Bosc.
La calurosa tarde invitaba al baño.
Recogido rincón de aguas cristalinas, ropa fuera y al agua.
Descanso en la orilla, tras un baño fresco y relajante después de 9 horas de camino,  junto al puente sumergido. Foto de Marta Farré.
El recorrido realizado, de 36 kms y 4.835 mts de desnivel total acumulado.Sigue el track de esta ruta en:http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10162920 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gustaría saber cual es tu opinión, escríbela aquí debajo: