24 de septiembre de 2013

Les Gorges de la Carança: trail, belleza y emoción.


Como las hormiguitas, esa es la sensación que da adentrarse en la inmensidad de la garganta del Carançà, un afluente del Têt corto pero caudaloso, de frías y cristalinas aguas que afloran en la cara norte del Pirineo Oriental, en la apartada y olvidada comarca del Conflent. Quizás por eso, estos valles y estos pueblos franceses tienen el encanto de lo auténtico, de la naturaleza salvaje, y por eso transitar por sus bosques y senderos confiere ciertas dosis de aventura, más en estos momentos del año en que el verano dice adiós y los cientos o miles de excursionistas habituales de Les Gorges ya han desaparecido.
El plan consistía en remontar con Jordi Huertas el rio Carançà desde el pequeño pueblo de Thuès-Entre-Valls a través de Les Gorges, sus puentes tibetanos y sus pasarelas colgadas en la roca, hasta llegar al Refuge du Ras de Carançà, y de allí a los lagos de Carançà, desde donde subiríamos al Coll de Carançà y al Pic de la Fossa del Gegant (2.808) para seguir por la carena hasta el Coll de Noucreus (2.778), que da acceso a la Vall de Núria... 
Pero las circunstancias mandan y nos hemos de adaptar a la montaña. Con menos horas de sol, muchas paradas inevitables para disfrutar del paisaje y sin frontal, calculamos la hora para regresar a Thuès-Entre-Valls sin que se nos hiciera de noche para no vernos atrapados a oscuras en Les Gorges. Y así fue. Paramos lo justo a comer en la orilla del Estanyol de la Canal de Carançà, a 2.420 m. de altitud, y nos dimos media vuelta sin haber podido llegar, por poco, al Estany Negre.
A pesar de ello disfrutamos durante 9 horas de un sensacional día de trail running, en un entorno precioso y auténtico, con 34 kms. recorridos y 5.200 m. de desnivel total acumulado.
Volveremos a los lagos, con más horas disponibles... y con frontal... quizás haciendo la travesía de Núria a Thuès... o al revés...

Justo al pasar bajo el puente del Tren Groc se abre un largo y profundo desfiladero. Las paredes de roca no permiten concesiones y el sendero excavado en la roca da paso a numerosas pasarelas colgadas  y a nerviosos puentes tibetanos. Emoción asegurada en este tramo inicial.
Camino de subida al Roc de la Madrieu, por la margen derecha del Carançà. A la vuelta tomaríamos el sendero de la margen izquierda, siguiendo la Corniche.
Jordi pasando bajo una de las grandes rocas desprendidas con el paso de los años.
Tras bajar del Roc de la Madrieu seguimos el estrecho sendero bordeando el cauce del río Carançà. La vegetación aquí es exuberante
Jordi pasa sobre una de las muchas pasarelas de religa colgadas de las paredes de las rocas.
Uno de los cimbreantes puentes tibetanos.
La pasarela que va abriendo paso a través del profundo desfiladero.
Pasando sobre el caudaloso río a través de uno de los puentes tibetanos.
Tras la sensación inicial de temblor luego se pasaba sin ningún problema por cada puente.
Después de un largo tramo a través del hayedo, siempre escuchando el murmullo incesante del río, el paisaje se abría ante nosotros, el valle de Carançà delante nuestro y las primeras cimas altas cerrando el horizonte.
Refuge du Ras de Carançà, a 1.800 m. de altitud.
Los lagos casi colmatados del Racó Petit. Al fondo la Agulla Blanca  (2.635) y el Pic de la Fossa del Gegant (2.807).
Aguas cristalinas del rio Carançà.
Jordi, delante del Estany Petit de Carançà. En el fondo, el Pic de la Fossa del Gegant.
Con Jordi, delante de la Agulla Blanca.
El Estany Petit de Carançà. Detrás quedan las cimas del Pic de Comamitjana (2.744) y del Pic de la Fossa del Gegant (2.807).
El Estany Petit de Carançà y la Agulla Blanca.
Valle abajo, con el Estany Petit de Carançà.
Estany Gran de Carançà, también llamado de Les Truites, y el Pic de la Fossa del Gegant.
Jordi, delante del lago y de la cubeta de Carançà.
Estany de Carançà.
Junto al lago existen varios refugios de piedra.
Pic del Racó Gros (2.782).
Estanyol de la Canal de Carançà. Un poco más arriba se sitúa el Estany Negre.
Aquí aprovechamos para descansar un momento, avituallar y dar media vuelta. Las sombras de la noche se nos podían echar encima en el fondo de la garganta de Carançà.
El Estanyol y la Canal de Carançà. Arriba queda el Pic de la Fossa del Gegant (2.808), y detrás de él, Coma de Vaca, escenario de otras aventuras de trail y ultratrail.
Vall de Carançà abajo. El Pic Rodon (2.677) parece cerrar el valle.
Jordi contempla los anfibios en estas frías y cristalinas aguas.
Estany de Carançà, ya de vuelta.
Sin prisa pero sin pausa. La tarde iba avanzando y no queríamos que se hiciese de noche.
Atravesando el río Carançà para evitar un grupo de vacas hostiles.
Llegamos al Ras de Carançà y el refugio.
Refuge du Ras de Carançà.
Al adentranos en el hayedo la atmósfera se cargaba y se oscurecía.
De nuevo sobre las pasarelas, con el río debajo mismo.
El sistema de pasarelas y puentes para pasar por el desfiladero.
Es necesario hacer un buen trecho sobre las pasarelas. Abstenerse personas con vértigo.
Los últimos 3,5 kms los hicimos por el sendero de la Corniche, en la margen izquierda del desfiladero, un camino excavado en la pared misma de la montaña cuando construyeron el túnel de una pequeña central hidroeléctrica.
La Corniche, y abajo el río.
La Corniche.
Verticalidad y angostura de Les Gorges de la Carançà.
Jordi pasa por un pequeño túnel de la Corniche.
Pasando por la Corniche con los 5 sentidos.
La verticalidad de las paredes del desfiladero.
La Corniche.
La Corniche.
De nuevo en el Pont de la Gorja, donde confluyen los senderos de ambas márgenes, Roc de la Madrieu por la margen derecha, y la Corniche por la margen izquierda.
Sendero de regreso a Thuès-Entre-Valls.
La llegada al puente del Tren Groc pone punto final a esta interesantísima sesión de trail running.
Reponiendo fuerzas en el bar del párquing de Thuès-Entre-Valls.
El perfil longitudinal del recorrido. La pequeña montañita inicial es el Roc de la Madrieu.
Imagen en 3D valle arriba.
Imagen en 3D valle abajo.
Sigue el track:http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5308971  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gustaría saber cual es tu opinión, escríbela aquí debajo: